Antoine Ferreira
4 enero, 2017
Bruna Silva
20 julio, 2017

Editka Bebjaková

A decir verdad, lo único que sabía sobre Santiago era la Catedral y El Camino de Santiago.Sin embargo y sin saber nada más, elegí esta Ciudad como la estancia de mi Erasmus. Mis amigos y algunos profesores se burlaban de mí porque en Galicia llueve o llueve mucho y no tiene playas. A mí me daba igual. Solo quería descubrir otro lugar, no tan conocido entre estudiantes. Antes tenía mucho miedo ir sola a un lugar desconocido, pero ahora estoy más que contenta. Pienso que valió la pena esperar 4 años. Quizá Santiago me eligió. Por supuesto que me ayudó con mi español. Pero es, principalmente, gracias a la gente allí. En Santiago encontré mi segunda familia. He conocido tanta gente a la que nunca voy a olvidar. Con ellos descubrí las maravillas que Santiago puede ofrecer, viví tantas “locuras” que mi vida ya no es igual. Está claro que no dejaré de hablar de Santiago y de todas las experiencias que cambiaron mi vida. (Ya recomendé Santiago a toda la gente que conozco 😀 ) Aunque el miedo va a acompañar el comienzo de vuestra estancia, al final se convierte en alegría. Ir a Santiago fue lo mejor que podía pasar en mi vida. Nunca cambiaría mi decisión e iría otra vez.